Identidad Austral | Somos el Portal Digital que te acerca a los lugares más cautivantes de la Patagonia. Fotos, noticias, videos y recomendaciones a la hora de viajar.

noticias

Canal de Beagle, íntimo -

  • Canal de Beagle, íntimo

  • Canal de Beagle, íntimo

  • Canal de Beagle, íntimo

Patagonia Adventure realiza, al igual que muchas otras agencias de Ushuaia, la clásica navegación por el Canal del Beagle. Pero, a diferencia de todas, ofrece un diferencial que justifica su elección: su embarcación mediana y sus grupos de máximo 20 personas hacen de la navegación una experiencia personalizada e íntima que nos pone frente a frente con lobos marinos, cormoranes y el mítico faro Les Eclaireurs.
La historia del Canal del Beagle está llena de naufragios. Algunos de los navíos que sufrieron esta mala fortuna están aún encallados frente a la bahía de Ushuaia. El motivo lo explica Luciano, nuestro guía de navegación: el Canal del Beagle, detrás del marketing inofensivo del sello del fin del mundo, es en verdad un lugar peligroso para navegar. Es sabido por todos, cuando el mar está calmo, todos somos capitanes. Lo cierto es que más allá de las condiciones climáticas extremas de estas latitudes, el canal presenta una geografía accidentada, una verdadera trampa para los navíos: es un archipiélago atestado de islas y de algas marinas de tamaños descomunales que se aferran como pulpos a los barcos, rocas escondidas por las altas olas y una profundidad tramposa y sorpresiva que varía según las coordenadas. Pero nosotros no correremos esta suerte, la embarcación de Patagonia Advent es perfecta para acercarse aún más que otros catamaranes a las islas sin tener que recurrir a los chalecos salvavidas en las frías aguas del Beagle. Así es el recorrido.

Zarpamos del puerto de Ushuaia a las nueve de la mañana con dirección a la Isla Alicia, donde nos espera una colonia de lobos marinos de un pelo. Decir que nos esperan es una expresión generosa: como nos adelanta Luciano –y algo ya lo sabemos– los lobos marinos “tienen un estilo de vida muy interesante”. Ya con el barco a algunos metros de la primera fila de rocas lo comprobamos: algunos duermen ensimismados, otros se rascan la espalda contra el suelo pedregoso y otros, seguramente los más jóvenes, se muerden entre ellos. Los lobos marinos son verdaderos bacanes: duermen, comen, se aparean y repiten. Cada tanto, la isla entera es testigo de un enfrentamiento entre machos por el dominio territorial y –como ocurre en todos los grupos– por las hembras. Luciano nos cuenta que un macho llega a tener 8 hembras que se aparean en exclusividad con él (y sin tener que disfrazarse para que no lo agarren las otras). Como si la vida bacana no alcanzara, los machos llegan a pesar hasta 350 kg y cuanto más pesados son, más atractivos los ven las hembras. Los hombres del barco miran a sus esposas y novias con una mirada cómplice, como pidiendo comprensión por esa panza cervecera con años acumulados, pero no hay caso, ellas no consienten, pero sí se sorprenden con el dato del guía sobre las hembras: pasan la mayor parte de su vida embarazadas; gestan una cría por año y al cabo de algunas semanas de parir ya están nuevamente embarazadas y al mismo tiempo cuidando de su bebé. Después de escuchar eso, solo le pido a Dios no reencarnar en loba marina en la próxima vida.
Después de dar algunas vueltas por la Isla Alicia seguimos viaje hacia el próximo destino para conocer a los cormoranes, las aves australes del fin del mundo.

A media mañana divisamos la postal de Ushuaia: esa que ilustra álbumes de fotos, suvenires e historias de piratas y corsarios, el faro Les Eclaireurs. Fue construido a principios del siglo XX –contrariamente a lo que muchos piensan– no decora el Canal del Beagle con su mera presencia: funciona. No solo funciona, sino que tiene un rol geográfico importante, ya que denota el punto más profundo del canal. Por este motivo los grandes cruceros con dirección a Ushuaia deben bordear el faro, ya que de intentar atravesar el archipiélago lo más probable es que sigan la misma suerte que el bochornoso Costa Galana.

El mal llamado faro del fin del mundo es en realidad en anteúltimo; el más austral se encuentra en la Isla de los Estados y es el verdadero protagonista de la novela homónima de Julio Verne, quien escribió esta obra años antes de que Les Eclaireurs comience a construirse; como sea, el nombre le sirve. Les Eclaireurs está deshabitado; se controla automáticamente a distancia y no tiene permitidas visitas de ningún tipo. No solo es una postal del fin del mundo, sino también de la soledad capaz de sentir en esta tierra inhóspita. Pero ciertamente no está solo, siempre lo acompañan las gaviotas de mar y los cormoranes que se posan por encima de su luz, ayudándolo a ser el siempre presente vigía de estas latitudes.
Lo dijo Cerati pero también lo pensamos los que estamos arriba del barco: lo terrible del mar es morir de sed. Precavidos, la tripulación de Patagonia Adventure nos recibe puertas adentro nuevamente con té, café, mate y galletitas. Los oídos dejan de quejarse del viento y las manos se vuelven tibias de nuevo. Comemos como si buscáramos parecernos a los lobos marinos de la Isla que se nos acerca: la Isla de los Lobos, la segunda colonia que visitamos en este viaje.
¿Algo nuevo para ver? Más mismas morisquetas de los lobos, las mismas siestas, distintas caras del placer y el ocio. Entre todos los presentes los admiramos cómo toman sol con el pecho erguido cuello arriba. ¿No sufren de tortícolis como nosotros? ¿No tiene problemas de cervicales? Una lobita en plena siesta abre un solo ojo y mira la embarcación. Como si le costara demasiado trabajo abrir el otro lo vuelve a cerrar con un suspiro profundo y nos da la espalda. Se ve que en el fin del mundo la siesta también es sagrada.

Los cormoranes son la envidia de los pingüinos. Son muy parecidos a la vista y tienen el don que a ellos les falta: vuelan. Y lo hacen con suma agilidad. De lejos uno podría creer que son pingüinos voladores ya que tienen un tamaño similar a los magallánicos y sus colores son idénticos: pecho blanco y espalda negra. Además, son eximios buzos para encontrar alimento. Eso sí: en lo que respecta a los hábitos higiénicos, la humanidad preferirá siempre a los pingüinos. Resulta que los cormoranes construyen sus nidos con su propio excremento y, pasando por el costado de la isla, (y tras el atento aviso de Luciano al grito de “perfume francés en proa”) todos nos vemos obligados a hacer el mismo gesto: esconder nuestras narices dentro de la campera. En el recorrido es posible distinguir dos tipos de cormoranes: los imperiales, que hacen sus nidos en la superficie de la isla, y los cormoranes de las rocas, que lo hacen sobre los acantilados y paredes de las islas. Desde adentro del barco (por las razones antes mencionadas) nos despedimos de la Isla de los Pájaros para ver qué nos espera en tierra firme.

Quinta parada: caminando en la Isla Bridges
Tierra a la vista. La Isla Bridges nos recibe sin un solo árbol. Parte del archipiélago del Canal del Beagle, la isla es un auténtico ejemplo de la vegetación fueguina: el microbosque. Pequeñas plantas y hongos hermafroditas que cubren rocas enteras. Sin embargo, el principal atractivo de la isla es su legado histórico, ya que es uno de los sitios arqueológicos donde pueden encontrarse restos de asentamientos yámanas, los antiguos indígenas de la región. La isla hoy se encuentra deshabitada y recibe únicamente turistas que la recorren en un camino de 500 metros.

Promediando las dos de la tarde retornamos a Ushuaia sanos y salvos. Ahora nos queda la tarde libre para aplicar lo que aprendimos en nuestro recorrido por el Canal del Beagle: comeremos como lobos marinos, dormiremos como sus crías, volaremos en busca de nuevas experiencias como los cormoranes y, finalmente, volveremos la vista hacia el fin del mundo como el faro que allá lejos, en lo profundo del canal, nos vigila en soledad.

Patagonia Adventure
Puerto de Ushuaia
+54 2901 15465841 / +54 2901 15465842
patagoniaadvent@patagoniaadvent.com.ar

Duración: 4 horas.
Salidas diarias: 9:30 y 15:00 hs.

Por Victoria Miletto

Contacte con Identidad Austral


© 2015 IdentidadAustral.com Todos los derechos reservados. Desarrollado por