Skip to Content

05/10/13

Lo que hay que saber

Desde las latitudes de Buenos Aires, recorrer toda la Patagonia en auto a lo largo de la RN3 y RN40 representa un viaje de más de 10.000 kilómetros y no menos de un mes.

El Norte de la región Patagónica hasta las latitudes de Bariloche y el Bolsón por el lado andino y de Puerto Madryn y Península Valdés por el lado atlántico, se encuentra a distancia razonables de las grandes ciudades del centro de Argentina y conectado por buenas rutas pavimentadas. Así es como cada verano muchos turistas viajan por el norte de la Patagonia en auto.

Más al sur, las distancias se multiplican y el viaje de ida y vuelta se alarga considerablemente.

Viajando sin detenerse más que para dormir, hacen falta cuatro días para llegar desde Buenos Aires hasta Río Gallegos y cinco días hasta Ushuaia. Por ello, buena parte del turismo nacional y extranjero abrevia las distancias llegando hasta alguna cabecera patagónica en avión y allí alquilando un auto o contratando excursiones.

A la hora de manejar por las rutas de la Patagonia es conveniente tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Fuera de las rutas pavimentadas hacen falta vehículos altos y robustos: 4×4,camionetas de tracción trasera o autos de tracción delantera o trasera. Los autos “de ciudad” necesitan un chapón protector del cárter.

A menos que se conozca bien el camino, en las rutas apartadas es prudente viajar con un buen mapa rutero y hacer un poco de navegación mental, teniendo siempre una idea de en qué tramo de la ruta uno se encuentra. También se pueden usar un GPS.

En las rutas transversales de ripio, es molesto y peligroso viajar hacia el oeste al atardecer con la luz del sol en los ojos y polvo en el parabrisas.

Si se viaja en verano sin reservas previas, es prudente llevar carpa y bolsas de dormir o estar dispuesto a dormir en el automóvil: en alta temporada, la modesta capacidad hotelera de muchas pequeñas localidades se satura antes del atardecer.

El mayor problema del ripio son las piedras que proyectan las ruedas de los vehículos. Siempre hay que disminuir la velocidad al adelantarse y ser adelantados. Los proyectiles pueden volar decenas de metros. En un largo camino de ripio, el parabrisas seguramente recibirá impactos de piedras.

En las rutas secundarias y de poco tránsito es gentil detenerse a preguntar si todo marcha bien cuando se ve algún vehículo detenido y ofrecer ayuda en caso de necesidad.

Es de mala educación no disminuir la velocidad al pasar junto a ciclistas, peatones o autos detenidos en el ripio, cubriéndolos de polvo y piedras.

Los guanacos que se encuentran pastando al costado de los caminos son causantes de accidentes. Circular con precaución.

Si va a viajar por caminos de ripio, es recomendable llevar dos neumáticos de auxilio y dos aerosoles infladores-selladores.

Fuera de las comarcas más turísticas, el combustible puede escasear en cualquier tramo de la Patagonia ya que las distancias son enormes y el clima o las dificultades logísticas pueden complicar el aprovisionamiento. Para estar tranquilos, hay que llevar una reserva de combustible de al menos 2/3 de tanque en bidones resistentes y llenar el tanque siempre que sea posible.

    


Connect to Identidad Austral

Suscribe to our newsletter

Receive all information about Identidad Austral free of charge

Featured Articles

Aldea Andina

Ubicado en un parque de casi dos hectáreas, en una de las zonas más exclusivas de Bariloche, a un paso del Centro Cívico, allí en las faldas del cerro Otto,  HOTEL ALDEA ANDINA convive en armonía con la geografía única de…
see more